El 31 de octubre es la fecha límite. Será el momento en el que el Reino Unido abandonará la Unión Europea. A día de hoy, todavía no sabemos cómo lo harán; ¿Con un acuerdo entre ambas partes o sin? Depende de la situación en la que terminen esto existirán unas consecuencias u otras.

¿Qué consecuencias económicas supondría?

Boris Johnson (primer ministro del Reino Unido)ha suspendido durante 5 semanas el Parlamento. Eso podría dificultar que los diputados frenasen un Brexit sin acuerdo. En este caso, la economía de Reino Unido se vería afectada negativamente, pues podría entrar en recesión (el PIB sería un 5% más bajo respecto a un PIB con un Brexit negociado).

Además, habrían problemas con las compañías financieras y su acceso al mercado comunitario, se pondrían aranceles, existirían problemas con los residentes europeos en Reino Unido y viceversa.

Uno de los sectores más perjudicados es el automovilístico europeo. Se estima una pérdida de 70 millones de libras diarias, además el precio medio de un automóvil podría subir aproximadamente 1.500 libres, debido a los aranceles. Las inversiones en el sector se están frenando y los fabricantes se ven obligados a poner el punto de mira en otros lugares de Europa. Respecto al empleo, se prevé una pérdida de 526.830 puestos en Reino Unido, 291.930 en Alemania y en Francia 141.320

España sería uno de los países menos perjudicados, pues Reino Unido es el segundo país receptor de inversiones españolas, el primer emisor de turistas y el quinto destino de las exportaciones (sin olvidar que los ingresos procedentes de turistas británicos representan casi el 25% del total de ingresos por turistas en España)

Uno de cada cinco turistas que llegan a España viene de Reino Unido. El año pasado dejaron más de 18.000 millones de euros.