Hoy quiero tocar un tema que me viene más de cerca que los anteriores: el tema de emprender.

¿Cuántas definiciones, opiniones, noticias, apreciaciones, comentarios, etc., hemos escuchado en los últimos años sobre el concepto “emprender”?

Precisamente porque son muchos los que se han atrevido a hablar del tema sin tan siquiera tener una perspectiva de ello, quiero sumarme a esta ola y comentar en primera persona qué cualidades debe tener un buen emprendedor: algunas las tengo, otras las he tenido y otras las tendré, pero en ningún caso hablo desde otra perspectiva que no sea la de tener el conocimiento, el acierto y también los errores de haber abordado este apasionante camino al que animo unirse.

#1 Pasión…

La pasión mueve el mundo y sólo los apasionados caminan sobre él. Si no te motiva tu idea lo suficiente, no serás capaz de llegar hasta la cumbre, ni hacerlo rentable. Tu idea te tiene que apasionar, y tiene que tener sentido para ti (para nadie mas), porque al resto no le interesa que tenga éxito, solo a ti. Y lo tienes que tener tan vivo y claro todos los días, que esa fuerza te lleve a la acción. Sin idea, pasión y acción, no se puede emprender nada, tan simple como eso.

Emprender es una carrera de fondo, es un monte Everest: un camino desafiante y lleno de dificultades y peligros. Eso tiene que ser lo que te mueve día a día, y levantarte en la mañana. Si no te ves capacitado o no quieres recorrerlo día tras día con la máxima pasión, cambia tu objetivo y busca ese motor que mueva tus piernas.

#2 … y cabeza, mucha cabeza

¿Tienes ya un objetivo que te apasiona?, ¿quieres dedicarte a un sector por completo porque disfrutas sumergiéndote en él? Perfecto, ahora moldéalo para que sea perfectamente válido para emprender y obtener beneficios de él, ya que aunque la pasión es fundamental, nunca debemos dejar de tener los pies sobre la tierra, los negocios son para ganar dinero.

Contaré una anécdota al respecto que muchos seguro ya conocen (mis amigos, a quienes en más de una ocasión ha formado parte de mi arsenal de lindeces con las que me divierto :p ) pero otros tantos no: un día un amigo me comentó que quería abrir una tienda de discos porque siempre le había apasionado la música, pero que le daba miedo porque ya nadie compra discos. A este amigo le dije que tenía razón, abrir una tienda de discos a estas alturas de la canción (nunca mejor dicho), en pleno s.XXI donde las ventas de CDs caen semana tras semana y donde el mercado se ha trasladado al sector online, es una pésima decisión empresarial, pero aun así no le insté a que abandonara su idea.

Lo que pretendí siendo su guía emprendedor es que le diera las vueltas necesarias a su concepto de negocio para que con el motor de su pasión por la música, consiguiera hacer funcionar esa idea. Una tienda de música no deja de ser la vía fácil:

Me gusta la música + no se cantar ni tocar instrumentos + voy a venderla = desastre económico y moral por los suelos

Así, al tiempo (no supe de él mucho más por desgracia) me enteré por amistades comunes que finalmente sí abrió su tienda de discos, solo que en vez de centrarse en la venta de CDs como vía de ingresos principales, lo hizo mediante objetos de coleccionistas, vinilos y otros objetos que le sirvió para mantenerse a flote hasta que finamente, mediante contactos obtenidos por la venta de entradas a través de su tienda, se hizo promotor.

¿Que quiero transmitir con esta anécdota? Que tal como nos indicaba sabiamente un comercial de hace ya más de una década “la potencia sin control, no sirve de nada”. Es decir, la pasión sin cabeza, sin un razonamiento lógico, queda en nada a la hora de emprender, y también, de invertir.

#3 Mucha curiosidad y ganas de aprender día tras día

Todo aquel que crea que ya lo sabe todo en este mundo, tarde o temprano está condenado al fracaso. Por eso, un buen emprendedor nunca pierde ni las perspectivas, ni las ganas de aprender día a día: de aciertos, de errores, de experiencias ajenas, de movimientos del mercado y la economía… Algo tan cotidiano como un portal de noticias es toda una academia de conocimiento para el buen emprendedor.

A lo largo de mis años tanto creando mis propias empresas como asesorando otras tantas startups, he visto como muchos emprendedores de éxito acertaron de pleno en la diana, dieron con una idea innovadora y exitosa que les llevó a lo más alto del mundo de los negocios, pero a veces llevados por la soberbia, a veces por simple acomodo, se anquilosaron en esa idea revolucionaria que con el tiempo dejó de serlo, y con ella dejaron también de ser emprendedores revelación para convertirse en empresarios a la deriva.

¿Que quiero transmitir? Que el buen emprendedor no es aquel que alcanza el éxito, sino aquel que lo mantiene adelantándose siempre a la jugada, sabiendo cómo desenvolverse en cada terreno y nunca darse por satisfecho con los resultados conseguidos. Y para todo ello, la sed por el aprendizaje continuo y nunca estar quieto es fundamental.

#4 Capacidad para moverse por los ambientes adecuados y rodearse de la gente adecuada

Nadie llega solo a la cumbre. A lo largo de tu vida escucharás miles de historias sobre superación personal, sobre emprendedores que llegaron a una nueva ciudad con sólo 100 dólares en sus bolsillos a través de los cuales construyeron todo un imperio.

No te diré si creerte todas estas historias o no, pero lo que sí estoy en posición de poder afirmar con el 100% de seguridad es que nadie llega al éxito por sus propios medios. En mi caso personal por ejemplo, sin el empuje de mis padres y sin rodearme de gente inteligente y de la que aprender cada día, no hubiese llegado a donde estoy.

El camino hacia Smart Broker Solution tiene un recorrido que no hubiese sido posible sin los ladrillos prestados que cimentaron su construcción. Esos ladrillos tienen nombres y apellidos que por no hacer distinciones entre unos y otros (siempre se olvida alguien y acabas quedando mal), no nombraré, pero sólo hace falta darse una vuelta por mi perfil de LinkedIn para darse cuenta de que la firmeza de Smart Broker Solution se basa en muchos pilares, de los que sin duda alguna me he apoyado para alcanzar lo que soy a día de hoy..

Por tanto, rodéate siempre de quien te sume y nunca de quien te reste. Y sé agradecido, que este mundo está lleno de desconsiderados.

#5 Generosidad a la hora de compartir conocimiento

No sólo necesitas de apoyo para llegar alto, sino que una vez bien posicionados, debes sustentarte sobre un equipo firme y tan comprometido con tus ideales empresariales como tú.

Para ello, debes ser el guía que les lleve hacia esos objetivos que quieres alinear, y no temer darte a conocer como experto. Pero cuidado, esta perspectiva no se debe confundir con la soberbia: tanto tienes por enseñar como aprender también de quienes te ayudan en tu día a día desde lo más bajo.

En definitiva esta generosidad se podría resumir en la definición de “liderazgo”: ser capaz de generar confianza a nuestro alrededor y crear entornos adecuados para que se pueda alcanzar cualquier objetivo.

Empatizar con clientes y entorno, construirnos una buena reputación, involucración, organización, creatividad, constancia… Son numerosos los ingredientes que componen al buen emprendedor y que no quiero entrar a detallar más porque en vez de un articulo, convertiría esta entrada en la Biblia del Emprendedor (todo a su tiempo 😉 ), pero sí quiero acabar resumiendo todo lo descrito en tres cualidades: pasión, tesón y perspectiva.

 

Qué cualidades debe tener un buen emprendedor
5 (100%) 7 votes
¡Sígueme!

Artículos relacionados