Desde comienzos de año me ronda la idea de escribir sobre las perspectivas emprendedoras que veo para este año, pero no he querido hacerlo hasta ahora porque no quería que sonara al típico artículo que va de la mano de los propósitos de año nuevo.

 

Ahora que ya tenemos este 2018 bien estrenado y en marcha, os ofrezco los consejos para llevar a cabo una idea emprendedora en base a las perspectivas que nos ofrece este año.

 

 

#1 No te dejes llevar por la burbuja emprendedora

 

No emprendas porque te digan que es un buen momento para ello, ni porque la situación económica sea la más conveniente, sino porque creas en tu idea y, sobre todo, porque tengas evidencias de que es viable.

 

Las empresas más exitosas surgen en periodos de crisis, ya que suelen ofrecer soluciones eficaces cuando nadie se atreve a darlas. En cambio, en épocas de bonanza económica, podemos caer en ideas empresariales que se reproducen como setas y que, por tanto, cuentan con una competencia más feroz.

 

 

#2 No te bases únicamente en tu conocimiento

 

Las leyendas sobre la creación de una empresa mítica nos hablan de fundaciones en garajes, directores que actúan de comerciales, administrativos y “peones”, etc. Sean ciertas o no, todas estas historias se fechan antes de los 2000. Antes de que las nuevas tecnologías irrumpieran en cada sector.

 

Por ello, no es necesario que desde el minuto cero tú y tu empresa seáis el mismo ente: cuenta con incubadoras de empresas que te ayuden en todo el proceso de concepción, constitución y establecimiento, así como con un equipo de entrada en el que cuentes con un perfil técnico, uno especialista en el producto y un tercero que te ayude con las tareas de marketing digital.

 

Mi consejo es que si no cuentas con estos tres perfiles de entrada, te hagas servir de las oportunidades que ofrece el medio online y cuentes con profesionales que te puedan resolver estas cuestiones al momento (programadores, agencias de marketing, etc.).

 

 

#3 Estamos en 2018… ¿seguro que no cuentas con financiación?

 

 

Hace apenas unos años te hubiese recomendando que fueras con un Business Plan imbatible a tu banco para obtener financiación, que detallaras todo movimiento económico para no dejar lugar a dudas de que tu idea es de lo más innovadora pero… a 2018 este principio queda tan obsoleto como la idea de fundar una empresa en un garaje.

 

Lo más probable que no encuentres más que una cuenta corriente en un banco, no te rompas la cabeza suplicándola con un plan financiero exhaustivo: acude a otras vías como las rondas de financiación, los eventos que ponen en contacto emprendedores con business angels o acude al crowdfunding.

 

Estos últimos métodos te servirán también como testeo de si la idea emprendedora es realmente viable: si no confían en ti los inversores, es que o no es una idea tan innovadora, o lo tendrás muy difícil para encontrar clientes que la sustenten. Muchas veces el emprendedor se engaña a si mismo, pensando que la idea es super innovadora, o que hay mercado para tal idea, o que la gente esta esperando que salga el producto. En general el que va a invertir en una Start up, lo primero que hace es jugar al abogado del diablo, y da un baño de realidad al emprendedor. Esto sirve, y mucho, porque si se pasa esa etapa, se esta ante una buena chance de llevar el proyecto adelante.

 

 

#4 No tengas miedo al cambio, vengan de la fase que vengan

 

 

Los emprendedores en ocasiones pecamos de ser algo “kamikazes”: nos lanzamos a lo que hemos planificado como apropiado sin tener en cuenta que el entorno cambia o que lo que nos parecía adecuado al momento de idearlo, puede no serlo al momento de lanzarlo o durante los primeros pasos de la empresa.

 

Por ello revisa tu modelo en cada fase: previa al lanzamiento del producto o servicio o tras éste, y si detectas que algo no funciona, no esperes a que se asiente tu modelo, cámbialo y adáptate al medio, porque es la única forma de sobrevivir en ese periodo crítico.

 

 

#5 Fija fechas de entrega

 

 

¡Qué sería de nuestra formación si en nuestras escuelas, facultades o universidades no nos hubiesen dicho de tener ese trabajo, ese proyecto o esa entrega puntual para X fecha! Seguramente muchos de nosotros, a veces por simple vaguería, muchas otras tantas por tener la cabeza ocupada en otros quehaceres, eternizaríamos el momento de la entrega hasta el infinito o hasta que nos pusieran límite.

 

Una vez se inicia el proceso emprendedor todo se convierte en una carrera contrarreloj: las ideas caducan y si no se aprovechan en el momento, dejan de ser útiles, o innovadoras, o peor aún, se nos adelantan en su puesta en marcha y quedamos como los segundones en vez de como los pioneros.

 

Por ello, ponte firme y determina a qué momento quieres concluir cada fase. No tiene por qué ser un día concreto, pero sí deadlines del tipo encontrar inversores durante el primer trimestre, desarrollar el producto antes de la temporada estival, lanzamiento en noviembre antes de dar comienzo la campaña navideña, etc.

 

Como veis, algunos de estos consejos se aprovechan de los medios actuales a nuestra disposición para dar señales del cambio de modelo en el que nos estamos sumergiendo, donde la inmediatez prima a la concienzuda previsión de antaño.

 

Otros tantos son atemporales, que tanto sirven para lanzar un producto en 2018 como dentro de dos décadas. La premisa importante que debemos obtener de estos consejos, y de otros tantos que podamos encontrar dados por la experiencia de verdaderos emprendedores (y no los “de paja” que desde el Gobierno se fomenta), es que la observación del entorno y el aprovechamiento de las herramientas disponibles a nuestro alcance siempre ha de estar presente.

 

Consejos para llevar a cabo una idea emprendedora en 2018
5 (100%) 2 votes
¡Sígueme!

Artículos relacionados